Mi historia con un Yaco llamado Atreyu.



Hola a todos, tengo un Yaco llamado Atreyu, con el cual llevo ya conviviendo 4 años y medio aproximadamente, llego a casa a mediados Noviembre del 2005, fue un regalo, yo tenía muchísimas ganas de tenerlo pero no era fácil, lo primero porque vivía en casa de mis padre, aunque tenía casa propia, pero no me gustaba estar sola y estaba con mis padres, y mis padre no eran partidarios de tener un loro en casa.


Este lorito que vino a casa yo le había visto en la tienda de animales, yo fui de viaje a Cáceres a ver a mi novio que por esa fecha estaba allí, y como me aburría me iba siempre a la tienda de animales, que tenias ardillas arvícolas que también me encantan, un guacamayo rojo suelto, pajaritos, como Apapornis, periquitos… y 2 yacos de cola roja metidos en una jaula, cada uno en un palo, en una jaula no muy grande para los dos la verdad, a los cuales el dueño de la tienda me daba pipas y se las dabas y te las cogían súper bien, parecían dóciles y todo, así fue como yo me fije más de lo que me gustaban en los yacos, me compre un libro para informarme un poco sobre ellos, porque la verdad es que no sabía gran cosa sobre ellos, pero no pensaba de momento tener ninguno claro.


Yo regrese de mi viaje a casa con mi libro toda contenta contando que había estado con loros………. Vivo en un pueblo de Toledo (Argés).


Lo que yo no esperaba es que al poco tiempo me regalaran ese loro que yo quería tanto, tenía un Yaco en casa no me lo podía creer, el nombre lo sabía porque siempre dije que si tenía un loro lo llamaría Atreyu (de la peli de la Historia Interminable), mi primera sorpresa es ver que era un loro capturado, tenía la anilla abierta, le habían recortado las alas en el momento en que lo compró delante de mi novio, lo habían metido en una jaula que compró y lo habían tapado con periódicos para que no se estresase en el viaje (2 horas aproximadamente), al ver mi cara de sorpresa me pregunto si lo quería descambiar y por supuesto dije que no que me quedaba con él, le dieron un Albarán de compra, y le dijeron que le enviarían la factura por correo, yo llame a la tienda para ver que era verdad y para preguntar por el animal, tenía su número de Cites, según el dueño todo en regla, había estado en cuarentena, y había pasado una revisión médica, dicho papel de la revisión no llegó nunca, la factura de compra con los datos si me llego actualmente siempre la llevo cuando vamos de viaje que es a menudo.


Yo no me quede conforme, con lo del reconocimiento del animal, y tenemos otro animal en casa tenemos un perrito que se llama Beckhan que es un Yorshire chiquitín de 1,5 kl, y claro el loro soltaba mucho polvo y nos daba miedo de que contagiara al perro de algo, por lo cual, una de mis primeras cosas que hice fue llevarle al veterinario a que le hicieran un analítica y le hiciera pruebas haber si estaba sano, me dijeron que tenía 2 años cosa que desconocemos porque ya tenía los ojos amarillos y se desconoce la edad. Las pruebas fueron buenas, me dijeron que estaba sano y que no le pasaba nada, lo único que tenía mucho carácter, cosa que sabemos bien.


Cuando llego a casa fue todo un chasco, yo creía que me iba a coger las pipas como en la tienda, y que le iba a poder enseñar a hablar, jugar…. No había manera de acercarse a él, chillaba, lo de cogernos una pipa mucho menos claro está, y lo de comer tampoco porque no estaba acostumbrado a comer pienso ni nada que no fuera con pipas. Ni siquiera silbaba pues vaya, nadie podía acercarse a él ni nada me desilusione, pero como me había leído el libro, pues hice cosas como las que leí, le coloque en un sitio algo aislado, que nos pudiera ver a todos pero a distancia, empecé a sentarme cerca de él, para leer y que no me temiera, y al principio fatal pero luego me fue aceptando, en mi casa no le hacían mucho caso por lo cual fue fácil, que se acostumbrara a mí, y nadie le molestaba, hasta que empezó a coger más confianza y ya le decían alguna cosita sobre todo mi madre, que siempre se acercaba y le llamaba maricón, y así fueron pasando los días, meses, para que me cogiera un cacahuete lo conseguí con una brida, pinchando el cacahuete y metiéndolo por la jaula y ni por esas costo tiempo que lo cogiera y dolor de brazo con la brida metida en la jaula, con el tiempo todo empezó a cambiar, empezó a comer pienso (psittacus alta energía) y una mezcla de semillas, nueces, frutas, verduras, sin cáscara ni vainas, enriquecido con gránulos Tropican llamado Gourmet que le encanta, y se lo mezclo un puñadito de pienso y un puñadito de Gourmet.

Le compre algún juguete, mi padre le hacía algunos con madera que le encantaba y los hacía añicos, le encantaba el cartón de papel higiénico, los vasos de yogures, petisuis, tapones, corchos, parecía que se entretenía bastante siempre mojaba los juguetes, y para comer con el pienso también, eso aun lo hace.
Para bañarle cogía la jaula entera y al baño, y le bañaba con la alcachofa echándole agua, ahí le abría la jaula para limpiársela y nunca hizo amago de querer salir o picarme me dejaba cosa que me sorprendió un montón, empecé a llevármelo conmigo a la habitación cuando estaba con el ordenador, y parecía que le gustaba silbaba y parecía estar contento. Se despertaba muy temprano y se ponía silbar, pero en casa no molestaba o no se quejaban por lo menos.


Llego el momento de que nos teníamos que ir a mi casa, y no sabía que tal iba a llevar el cambio, pero no pareció afectarle mucho, mi novio no le gustaba mucho aun no sabemos porque pero al principio no quería ni verlo, puede ser por lo que le hicieron en las alas delante de él.


Aquí le compramos una jaula más grande casi tres veces la que tiene un chalet adosado como siempre le he dicho yo, de la cual mi intención era que saliera y se subiera arriba que tenia escaleras, con su palo y un comedero y bebedero, pero aun para eso era pronto.

Para cambiarle de jaula fue todo una odisea y no fue al primer día le pusimos las jaulas juntas, las dos puertas abiertas para que se metiera, poniéndole juguetes cacahuetes para que se metiera y al tercer día entro a su nueva jaula, y bien pareció gustarle, empezamos a taparle por la noche para que durmiera más horas porque no estaba durmiendo sus 10 12 horas recomendadas, y bien no dijo nada, de momento nunca fue agresivo con nosotros ni nos intento picar ni nada por el estilo nada de nada todo iba genial.


Pero llego una nueva mudanza, nos cambiamos de casa, por circunstancias de trabajo de mi pareja y así llevábamos desde que el llego a casa de una casa a otra, la primera vez me daba mucho miedo, había que cambiarle a la jaula pequeña otra vez, haber como lo hacíamos, y donde nos íbamos estaba muy lejos 7 horas de viaje, no sabía cómo iba a reaccionar si se iba a asustar que iba a pasar, pregunte en el foro de Yacomania (el cual me ha ayudado un montón) y bueno todo fue bien, le metimos en la jaula chica le tape la ventana para que no le diera el sol, con su comida y su agua, y al coche, y muy bien, se porto muy bien, no estaba muy convencido porque tenía las patitas algo rojas de haber estado sujeto con miedo pero bueno, en la casa nueva bien, le colocamos en un rincón donde él se sintiera seguro y cómodo y muy bien, aquí empezamos a soltarle y muy mal al principio no salía cuando salía no sabía qué hacer se bajaba y se subía en una silla pero abajo en el palo de abajo, luego se asustaba mucho para guardarle en su jaula, una odisea la verdad, también empecé a darle de comer fruta y verdura cosa que me cuesta mucho que lo coma pero va comiendo algo. Las salidas fueron siendo más a menudas, ya se atrevía él solito, quería volar y se pegaba unos trastazos impresionante, a mi me daba mucho miedo que se hiciera daño pero es un cabezón, meterle en la jaula seguía siendo una odisea no quería y teníamos que montar unas historias muy buenas para meterle, hasta que un día descubrimos que le gustaba el trasportín del perro y que se metía sin ningún problema, por lo que fue genial el descubrimiento así cuando estaba en algún sitio que no debía, con el trasportín se metía muy bien. Luego empezó a portarse mejor y aprendió que si se metía en su jaula por la noche recibía un cacahuete, y él sotito cuando llegaba más o menos la hora se metía en su jaula y silbaba pidiendo un cacahuete, y aun no hace se mete él solito en su jaula. Por navidades fuimos a Toledo a pasarla con la familia e hizo el viaje muy bien, sin problema.

Aquí le empecé a intentar enseñar un juego el de los tapones, le enseñe dos tapones uno azul y otro rojo haber cual le gustaba más y cuando vi que le gustaba el azul, lo hacía con tres tapones dos rojos y una azul y cogía el azul, genial, cada vez mas tapones rojos y poniendo más azules, y siempre me cogía los azules, genial, ya había aprendido un juego, no conseguía que hablara pero algo es algo. En verano volvíamos a casa a Toledo y el súper contento en su jaula grande, y como ya salía de su jaula se empezó a subir en su palo por la escalera y todo muy bien. No extrañaba para nada la casa y mucho menos su jaula.


En Agosto nos fuimos a vivir a otro sitio pero ahora más cerca a 2,5 h, mi padre me construyo en su jaula vieja la pequeña un parque de juego para que se pudiera subir y no estar en los barrotes y genial, le encanto al lorito, aquí silbaba muchísimo, era un escandaloso, salía y entraba de su jaula sin problema, pero seguía sin hablar, le compre un juego de puzle de niños pequeños de piezas de meter el circulo, el corazón, la luna, el rombo, y que sorpresa la mía, empecé con él y genial , al poco tiempo empezó a hacerlo, estaba súper contenta con mi logro, pero más estuve cuando me pareció escucharle hablar, decía guapo, pero muy mal apenas se lo entendía, así empezó, que no me creían que hablaba porque solo lo hacía conmigo y lo tuve que grabar para que lo escucharan, jajá parecía sicofonía de cómo lo decía, a raíz de ahí empezó a soltarse a hablar cada vez mejor y ahora es un fenómeno charlatán, dice de todo, lo más curioso de todo, es que aprende de mi novio porque es su voz, las cosas que él dice, pero delante de él no habla, tiene que estar en otra habitación y que no sepa que está, y hay con gente que si habla no con mucha pero tengo amigos que vienen a casa y le han escuchado, siempre cuando no le hacen caso claro, si no no hay manera.

Palabras que dice: hola, adiós, venga adiós, que pasa churra, soy un loro parlanchín, so malo, eres muy malo, a tu jala vamos, a tu sitio, pórtate bien vale, ahora vengo,pin pan pin pan, e tu Harry Potter, e tu maflay,la lio parda flipa flipa, Beckham, cuñaaaao, cabrón, mariquita, cun cun cun, vamos sube, me encanta, con el un dos tres cuatro, chiquitito, hola bonito, Ana ( que soy yo), Atreyu, Atre, Coca-Cola, agua, pipa, eructa….. Silba el himno del Barca. Es una máquina la verdad.

Le compre otro juego el de los aros, de meterlo dentro del aro y genial también lo hace, todos los días nos ponemos un ratito a jugar a sus juegos y se lo pasa pipa el tío, siempre con sus pipas de recompensa, coge las pipas de la mano de la boca, me abre la mano, no le gustan las manos nada las odia las teme pero voy haciendo progreso, ya consigo que se me suba al brazo, pero aun me queda mucho con él, porque si le digo que se suba no se sube tiene que ser en el sofá y poniéndome el brazo pegado a la pierna y así consigo que se suba y le doy una vuelta por la casa con pipas de premio claro si no saldría volando rapidísimo.
Y esta es más o menos la historia de Atreyu, hemos seguido cambiando de sitios, de momento seguimos así, pero él se acopla a cualquier sitio mientras que estemos nosotros, ahora le he comprado un parque de juego nuevo que cuando regresemos a casa veremos si le gusta porque aun ni el loro ni yo lo hemos visto, pero estoy segura que le va a gustar, así deja las sillas tranquila que le gustan mucho y las araña.

 


Yo estoy muy contenta con mi lorito, aun siendo salvaje he conseguido muchísimas cosas con él, cosas que no imagine nunca conseguir, con el perro se lleva bastante bien, aunque se tienen envidia mutua, y algún picotazo se ha llevado el pobre perrito pero bueno, realmente el perro es el único que le toca, porque a nosotros no nos deja, y al perro si esta en el suelo se pone a olerle y no le dice nada. He pasado muchas cosas con el casi todas buenas, pero también algún susto nos hemos llevado con él pero bueno, le queremos un montonazo, y aunque es un malo que tenemos que estar pendiente de él porque cuando le da por hacer faenas, destroza lo que pilla, pero le queremos con locura y no le cambiaría por nada del mundo.

Tengo algunos videos colgados de Atreyu en internet en Youtube, os pongo algún enlace por si queréis conocerlo y os envío también alguna foto de él para que lo conozcáis. Un saludo muy muy grande y aunque no se publique, me gustaría mucho que conocierais mi historia.

VIDEOS:

http://www.youtube.com/watch?v=JhqStWYMLZo
http://www.youtube.com/watch?v=2bAtg17Mp7U
http://www.youtube.com/watch?v=UMcr9eGItvs
http://www.youtube.com/watch?v=yOPqr_8A99k
http://www.youtube.com/watch?v=f35tii3qaHA
http://www.youtube.com/watch?v=ofyb6j3Yxbg
http://www.youtube.com/watch?v=Ivq_rvNuD7c
http://www.youtube.com/watch?v=8JKLWLn9jyI
http://www.youtube.com/watch?v=HRFa1caKLnI
http://www.youtube.com/watch?v=6CFjquWWyYk
http://www.youtube.com/watch?v=Kb19vK2XLa4
http://www.youtube.com/watch?v=BnAC9BQzP1c
http://www.youtube.com/watch?v=ELSDS1RHayI
http://www.youtube.com/watch?v=IAg8y_G3CcY
http://www.youtube.com/watch?v=v-zZqpDZ9Pc
http://www.youtube.com/watch?v=5EwuxNLL38Y
http://www.youtube.com/watch?v=a19w7LfyNhc




Escrito por: Ana Godoy Gallego
Privacidad ©Ana Godoy Gallego

 








comments powered by Disqus