entrevistas


Entrevista realizada a Pedro J.Serrano, pero antes de dar paso a la entrevista vamos a conocer un poco a Pedro J.Serrano:


"Criador de psitácidas, especies como Forpus, Agapornis, Periquitos, etc."

Le agradecemos personalmente su amabilidad a la hora de aceptar esta entrevista.



1) ¿Nos puede hablar de su experiencia con forpus? ¿Que destacaría de ellos?

Mi experiencia con los forpus viene desde hace años. Me decante por esta especie para adaptarme al espacio que tenia disponible, y por varios motivos: El primero y principal, el bajo volumen de su canto, a diferencia de otras especies del mismo porte como los agapornis, los forpus tienen un gorgojeo agradable y poco ruidoso, además de muy concentrado en determinados momentos del día, amanecer y atardecer. Raras veces hacen ruido durante el día, salvo cuando les cambias la comida y el agua que la algarabía en el aviario es importante. El segundo fue su porte: reducido, fácil de alojar en jaulones independientes y de pequeñas dimensiones. El tercer motivo, es que son las aves más parecidas en comportamiento, fisonomía y fortaleza a algunos de los grandes loros, de hecho se les conoce comúnmente como “Loros Pequeños”.

Destacaría de ellos, su comportamiento en el aviario. Son aves que pese a su reducido tamaño tienen un poderoso pico y son peligrosos de manejar. Me gusta mucho de ellos, sobre todo de los forpus coelestis la gran variedad de mutaciones disponibles y las que todavía faltan por llegar. Un reto añadido a la especie. De otras especies menos comunes en los aviarios, me gusta el reto de criarlos por la dificultad que supone hacerlo. En este saco podríamos meter a los forpus spengeli, forpus xanthops y forpus cyanopygius sin duda los más complicados de reproducir.

2) ¿Que nos puede contar de los forpus como aves reproductoras y sobre sus nidadas?

En cuanto a mi experiencia con ellos en su faceta reproductora, podría decir que en general son buenos padres, aunque no muy constantes, que su mantenimiento es sencillo, semejante al resto de las pequeñas psitácidas y que el alojamiento ideal por pareja seria un jaulón de metro, aunque yo los he criado en espacios más reducidos. Actualmente tengo alojadas a las parejas de forpus coelestis en jaulones Terenziani de 88x40x30 con comedero interior, el resto de especies están también en jaulones Terenziani de comedero interior pero de dimensiones 100x50x50.

El tipo de nido que utilizo (después de varias pruebas) es un nido en forma de “pistola” con doble entrada y cámara de reposo.

Sus nidadas suelen constar de entre 2 a 4 pollos, rara vez me han criado 5 pollos y si bastantes veces 1 solo pollo, aunque por norma general la media serian 2 o 3 pollos por nido. Algo bonito de ver en las parejas de forpus, es la gran variedad de mutaciones que pueden darse en una misma nidada, siempre y cuando estén bien controladas las mutaciones de los progenitores y si los emparejamientos están hechos correctamente.

Su alimentación es a base de una mezcla de semillas que compongo a partir de tres diferentes variedades de la marca Vérsele Laga, adicionalmente les pongo una vez por semana panice en rama. En época de cría, les añado cada tres días pasta de cría, también hecha a base de 2 variedades de Vérsele Laga especial para psitácidas húmeda y sea, a la que le añado huesos de sepia pulverizados, probióticos y proteínas. También en días diferentes y cada 3 días les doy verduras, básicamente brócoli y manzana.

3) ¿Que subespecie de forpus destacaría? ¿Por qué? ¿Hay mas diferencias que las físicas entre una subespecie y otra?

Destacaría entre todas ellas el forpus xanthops, es una especie que me gusta mucho por su robustez, a la vez que es muy tranquilo y confiado. Tiene unos bonitos mofletes amarillos que contrastan con el verde de su cabeza y las franjas azules de sus alas. Efectivamente hay muchas diferencias además de las físicas, entre unas especies y otras. Por ejemplo en su comportamiento, aunque todos son tranquilos, los f.passerinus son más vivos, los f.cyanopygius son extremadamente tímidos, los f.xanthops más confiados y descarados y la mayoría de los f.coelestis son bastante juguetones.

4) ¿Como es el forpus como mascota?

Como mascota no he tenido muchas oportunidades de conocerlos, no he criado a mano más allá de 4 o 5 pollos, aunque los pocos que he tenido han sido muy buenos palilleros. Son aves entrañables y rechonchas de pequeños, parecen pequeñas bolitas de plumas. Sí que tengo que decir, por lo que me han contado las personas a los que se los he vendido, que han observado en ellos cierta tendencia a la independencia en su edad adulta, a pesar de ser palilleros, sobre todo si los ponemos con una pareja. Creo que empiezan a olvidarse de ti rápidamente y se centran en su pareja.

5) Sobre el agapornis pullaria, ¿que le llama la atención de ellos? ¿Nos puede contar sobre su cría en cautividad?

Bueno de esta especie habría para escribir un libro de ellos solos. Es una especie excepcional, muy enigmática, son aves tímidas, pero que a su vez confían mucho en su cuidador. De esta especie me gusta mucho el cortejo del macho a la hembra, su gorgojeo suave, donde se pone erguido y muestra su bonita cola multicolor y eriza las plumas de la cabeza.

Su cría en cautividad es muy compleja debido a la dificultad de ofrecerles un nido adecuado a sus necesidades. A pesar de haber ciertas pautas ya muy contrastadas en cuanto al tipo de nido, no todas las parejas lo aceptan de buen grado, algunas de ellas no escarban en la oquedad, e incluso más de alguna pareja he visto poner fuera del nido en el suelo.

Esta complejidad de nidificación, unida a la falta de aves disponibles en el mercado para sustituir posibles parejas incompatibles, y porque no decirlo también posibles bajas, hacen que esta especie sea muy difícil de conseguir en una línea de trabajo adecuada y amplia. Para su mantenimiento son como el resto de pequeñas psitácidas. Haría una mezcla de semillas más rica en mijos, que para el resto de especies de agapornis.

6) Sobre el agapornis canus. ¿Que destacaría de esta especie?¿Como es su cría en cautividad?

Esta es una especie con la que no he tenido muy buenas experiencias, destacaría de ellos el bonito colorido del macho.

Como aves de cría, son complejas por varios motivos. Uno de ellos es su comportamiento asustadizo, casi rallando lo enfermizo, son extremadamente nerviosos y se asustan con muchísima facilidad. De hecho se recomienda criarlos en zonas altas del aviario y lo más alejados de la entrada, no asustarlos ni entrar en el aviario nunca de golpe, he visto alguno morir por un traumatismo craneal. El nido es de doble cámara y fundamental las hojas de laurel fresco, para que hagan la cama del nido.

En los últimos tiempos, he visto algunos éxitos de cría de compañeros de afición, basados en una dieta muy específica, a base de mucho alpiste y pasta de cría.

Una cosa a tener en cuenta es la obesidad de estas aves, hay que tener cuidado con los machos en época de cría porque no pisaran si están gordos, y las hembras podrían tener problemas en la puesta. Suelen ser muy golosos y propensos a engordar si les facilitamos comida a discreción, para esta especie se recomienda ponerles la dosis diaria de alimento o poner el comedero por la mañana y retirarlo por la tarde.

Algo que si he podido contrastar en mis años de experiencia con esta especie, es que crían muchísimo mejor las parejas jóvenes que las aves adultas. Más allá de los 5 años he visto pocas parejas reproducirse en condiciones, claro está que esto es una opinión mía, basada en mi experiencia particular.

7) Sobre el agapornis taranta, ¿como es su cría en cautividad?¿como es su comportamiento?

Sin duda es el agapornis mas parecido morfológicamente y en comportamiento a los grandes loros. Es el más grande en tamaño, tiene un comportamiento totalmente diferente al resto, muy tranquilos, confiados casi en exceso y poco ruidosos.

De ellos me sorprende su fuerza en el pico, y la gran flexibilidad de su cabeza, siempre acaban enganchándote, si no extremas las precauciones al manipularlos.

Su cría en cautividad es de grado medio de dificultad, nido con doble cámara. Presentan muchas bajas en los primeros días de vida, parece ser que por la falta de flora intestinal (aunque esta teoría empieza a estar un poco desfasada). Son aves que su edad reproductora empieza a los 2 años, y a partir del tercero están verdaderamente en la plenitud.

Sus nidadas, si están en buenas condiciones de alimentación y alojamiento, son de 4 a 7 huevos, aunque rara vez sacan más de 4 pollos. Por lo general están entre 2 y 4. Hacen varias puestas al año, incluso llegando a 4 puestas en una misma temporada, aunque por mi experiencia yo nos les dejaría hacer mas de 2 en el mismo año. Las hembras se castigan mucho.

Su comportamiento en la época de cría es peculiar, casi en el 100% de mis parejas, la hembra se arranca todas las plumas del pecho y cabeza para hacer la cama del nido, desechan cualquiera otro material de nidificación. El macho suele presentar zonas sin plumas por la misma razón. He oído la teoría en varios criadores extranjeros, que si una pareja de tarantas en época de cría esta pelada, es buen síntoma, son compatibles y hay muchas probabilidades de éxito.

8) ¿Por qué cree usted que estas especies de agapornis son menos comunes como mascota?

Si como mascota entendemos palilleros, es sencilla las respuesta son aves muy complicadas de criar, de las que nacen muy pocas aves al año, y el costo de ellos es elevado como para hacerlos palilleros.

La misma razón podríamos dar del porqué son poco comunes en los aviarios, normalmente la mayoría de los criadores, crían aves con un alto indicie de reproducción. Es difícil convivir en tu aviario con parejas que solo sacan un pollo al año o a veces ninguno en una temporada. A esto están más acostumbrados los criadores de aves de gran porte, pero los de las pequeñas psitácidas son más dados a la cría abundante.

Por esta razón estas aves son menos frecuentes en nuestros aviarios, ya que este factor hace también que su precio de mercado sea más elevado que otras especies, además de la poca disponibilidad que hay de aves. Parece más razonable, lógico o proporcionado pagar mil euros por un amazonas que por un pullaria.

9) ¿Que nos puede contar sobre el Alipiopsitta xanthops? (Amazonas Xanthops)

Es una especie con la que actualmente ya no cuento en mi aviario. Por varias razones, me tuve que desprender de mi pareja, pero durante los años que los tuve, pude observar grandes diferencias con otras especies de amazonas.

Son de un porte más reducido que otros amazonas, tienen un comportamiento totalmente diferente al resto, son de verdad extremadamente confiados y dóciles, a pesar de que hayan sido criados por los padres.

Suelen andar por encima de los palos en posición agachada, tienen un caminar característico en las posaderas, muy parecido a los kakarikis pero sin dar saltos. Son aves poco ruidosas y sencillas de mantener. Como otras especies de mi aviario, estás son aves poco comunes y difíciles de conseguir. Al igual que otras especies de amazonas en época de reproducción, el macho de torna agresivo con la hembra y hay que extremar las precauciones si no queremos tener disgustos.

10) ¿Cual es su experiencia más gratificante como criador?

A lo largo de los muchos años que llevo criando aves, han sido muchas las buenas experiencias que he tenido, cada una en su momento, ha sido especial. Recuerdo con mucho cariño mis primeros pollos de diamante gould allá por el año 85, cuando eran caros, difíciles de mantener y de criar. También recuerdo con agrado mi sorpresa en la cría de una pareja de ruiseñores del japón, cuando eran abundantes en las pajarerías y económicos.

Pero por encima de todas mi experiencia más gratificante, más especial y que la recordare siempre fueron mis primeros pollos de a.pullaria. Por lo inesperado del éxito de cría, por el nerviosismo que me producía verlos, por la ansiedad de tener que forzar el nido para poder inspeccionarlo, ya que no estaba preparado para ello por las pocas expectativas que tenia de éxito. Pero el momento de abrir el nido y ver esos dos bonitos pichones de 10 y 12 días, anillarlos, devolverlos al nido y ver que lo padres no los rechazaban después de la manipulación. Fue sin duda mi momento más especial en la cría de aves.

11) ¿A qué especie de ave guarda especial cariño?

Por todo lo que he ido contando a lo largo de esta entrevista son muchas de las que guardo buenos recuerdos y por las que me decantaría. Creo que como todo aficionado a la cría de aves, tendría una pareja de cada especie.

Pero con especial cariño recuerdo mi primera pareja de kakarikis verde ancestral, sobre todo el macho, fue un ave que me marco. Son para mí unas aves especiales, por su simpatía, descaro, vivacidad y yo diría que son hasta agradecidos por los cuidados y los mimos que les das.







comments powered by Disqus